Etiquetas

lunes, 29 de noviembre de 2010

Ser árbol

A veces cambiaría el pellejo por la corteza de un árbol, el pecho por su tronco, la sangre por su sabia, la boca por sus raíces... el miedo al paso del tiempo por su estática libertad.
A veces silenciaría hasta las palabras... tan solo ver y oír.
Fulminar las expectativas, arrancar del alma la arrogancia existencial.
Acariciar viento con mis ramas, beber lluvia, respirar sol.
Legitimar las primeras yemas en primavera y en otoño soltar hojas.
Percibir el latido de la Madre Tierra en silencio… dar sombra, sin más.
A veces cambiaria la corteza por pellejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario